actualidad
Actualidad

Salud y medicamentos

Orlistat

29/03/2011

Un medicamento junto con un régimen bajo en calorías y grasas reduce el peso y la grasa visceral nociva

ABC Salud

 

Los depósitos de grasa visceral representan cerca del 20 % del total de la grasa corporal en el hombre y aproximadamente el 8 % en la mujer

El uso de orlistat (60 mg), comercializado por GlaxoSmithKline (GSK) como 'Alli', junto con un régimen bajo en calorías y grasas, puede conducir a una reducción considerable no sólo del peso sino también de la grasa visceral nociva, según estudio presentado en el marco del I Congreso Internacional sobre Obesidad Abdominal de Hong Kong (China).

La compañía farmacéutica explica en un comunicado del que se hace eco Europa Press, que la investigación realizada durante más de tres meses en el mayor centro de imágenes de Europa, muestra los cambios que tienen lugar dentro del organismo de una persona que toma 'Alli'.

Perdida de grasa visceral

Los adultos con sobrepeso (IMC 28 kg/m2) que lo tomaban junto con un régimen bajo en calorías y grasas, perdieron el 5 % de su peso corporal sino y el 10 % de la grasa visceral nociva. Los resultados también indican que, en la semana 12, 'Alli' redujo significativamente la circunferencia de la cintura, que es el marcador más práctico de la grasa visceral.

El doctor Rexford Newbould, investigador del estudio y científico del Hospital de Hammersmith (Reino Unido), explica que "aunque se conocen bien los beneficios de una pérdida global de peso del 5-10 %, lo que no es tan conocido es que el beneficio para la salud se produce por la desaparición de la grasa visceral, o grasa almacenada dentro del abdomen".

El médico de familia y miembro de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, el doctor José Javier Mediavilla Bravo, afirmó que "los depósitos de grasa visceral representan cerca del 20 % del total de la grasa corporal en el hombre y aproximadamente el 8 % en la mujer".

Según los datos de SEMERGEN, numerosos estudios clínicos que demuestran la relación entre la obesidad abdominal y los distintos factores de riesgo cardiometabólico. La obesidad, sobre todo abdominal, incrementa 2-4 veces el riesgo de padecer hipertensión arterial, diabetes tipo 2 y cardiopatía isquémica (infarto, angor); es responsable de la aparición de apnea del sueño, esteatohepatitis, litiasis de la vesícula biliar, artrosis y enfermedad varicosa; y de alteraciones endocrinas.


line

Medicina natural

Utilidad práctica de los probióticos en la salud

28/03/2011

 

La principal utilidad de los probióticos es el tratamiento y la prevención de infecciones intestinales, aunque también han demostrado tener un papel importante en otras enfermedades digestivas no infecciosas así como en afecciones de otros órganos (alergias, eczemas, vaginitis .. .)
Actualmente, los probióticos han demostrado ser útiles y beneficiosos en:

  • Tratamiento de diarrea aguda infecciosa en niños y adultos
  • Prevención de la diarrea asociada a antibióticos en niños y adultos
  • Algunas enfermedades inflamatorias intestinales (colitis ulcerosa, reservoritis)
  • Mejora de los síntomas debidos a la mala digestión de la lactosa
  • Mejora de algunos síntomas del síndrome del colon irritable
  • Prevención de la enterocolitis necrotizante en recién nacidos pre-término


Otras situaciones en las que los probióticos podrían ser útiles en un futuro, pero donde aún se necesitan más estudios que avalen su eficacia, son:

  • Disminución de los síntomas de asma y otras enfermedades de base alérgica
  • Prevención de infecciones urinarias y del tracto genital, sobre todo en mujeres
  • Prevención y disminución de la gravedad de las infecciones en recién nacidos prematuros
  • Disminución de las complicaciones (sobre todo infecciosas) en pacientes ingresados en las unidades de cuidados intensivos
  • Prevención de las infecciones en pacientes con cirrosis hepática
  • Mejorar los síntomas en pacientes con artritis reumatoide y otras enfermedades reumatológicas de tipo inflamatorio.
  • Prevención de la aparición de tumores
  • Disminución de los niveles de colesterol


Por otro lado, en personas sanas el consumo de probióticos puede ayudar a mantener la salud por ejemplo en:

  • Reducir el llanto en niños con cólicos del lactante
  • Reducir los episodios de fiebre y diarrea en niños
  • Reducir la duración de los resfriados pero no su frecuencia.

 


line

Dietetica y nutrición

¿ALIMENTOS FUNCIONALES? SÍ, PERO...: ANÁLISIS

22/03/2011

Comer mejor para no enfermar

Dra. Carmen Vidal. La Vanguardia

Aportan beneficios para la salud, pero sus efectos deben estar avalados científicamente, así como su necesidad y su eficacia

Omega 3, fitoesteroles, isoflavonas... son conceptos que hemos asimilado a nuestra alimentación y que podemos encontrar en los llamados alimentos funcionales. Teóricamente aportan un beneficio a la salud, pero pueden suponer también un riesgo para la seguridad alimentaria si son mal utilizados o si no está probada su eficacia. Veamos sus pros y sus contras

No sólo hay que comer para vivir: una buena alimentación tiene efectos protectores frente a algunas enfermedades, y malos hábitos contribuyen a su aparición. Las enfermedades cardiovasculares, determinados tipos de cáncer o la diabetes, entre otras patologías, son ya responsables de dos terceras partes de las muertes en todo el planeta y la proporción va aumentando. 

De los diez factores de riesgo identificados como claves para su desarrollo, cinco están relacionados con la dieta y el estilo de vida: obesidad, sedentarismo, hipertensión, hipercolesterolemia y bajo consumo de frutas y verduras. Ante ello, es lógico que uno de los ejes principales de la investigación nutricional sea el estudio de las conexiones entre ciertos componentes de la dieta y un posible efecto protector frente a alguna enfermedad. 

Los nuevos estilos de vida son en parte responsables del abandono de unos hábitos alimentarios que han formado parte de nuestra cultura alimentaria. El ritmo de vida actual, la gran oferta de alimentos, la falta de tiempo para cocinar o las pocas ganas de hacerlo, unidos a un escaso conocimiento en nutrición, hacen que se tomen decisiones erróneas en el consumo de alimentos. El problema debe abordarse insistiendo en la adopción de pautas alimentarias correctas, pero también pueden ayudar cambios en la composición de los alimentos, para mejorarlos, añadiendo compuestos saludables (fibra, fitoesteroles, isoflavonas...) o reduciendo los que en exceso tienen efectos negativos (grasa saturada, azúcar y sal). 

Este contexto enmarca a los denominados alimentos funcionales, aquellos que, de una forma natural o por cambios en su composición, aportan un beneficio para la salud más allá de su valor nutritivo. ¿Qué es mejor? Sin duda, consumir los principios bioactivos en sus fuentes originales, o moderar la ingesta de los compuestos que en exceso son perjudiciales; pero en este tema, como en tantos otros, lo mejor puede ser enemigo de lo bueno. 

¿Pueden los alimentos funcionales suponer riesgos de seguridad alimentaria? La respuesta no es fácil. Hablar de riesgos parece contradictorio, ya que por definición aportan un beneficio para la salud. 

Pero pueden existir si son mal utilizados, en cantidades superiores a las recomendadas o si su consumo desplaza o interacciona con un tratamiento farmacológico. En función de la dosis, se puede pasar de efectos beneficiosos a efectos perjudiciales, y ya hay evidencias y polémicas varias sobre los riesgos del exceso de antioxidantes, omega 3 o isoflavonas, por ejemplo. 

El tema es complejo, pues el uso depende en última instancia del consumidor, que puede no tener la formación necesaria para entender las recomendaciones y sus razones, lo que facilita que no las cumpla. ¿Hasta dónde podemos pretender que sea un experto en nutrición y que interprete correctamente la información que le aporta el etiquetado? 

¿Es razonable que las etiquetas parezcan prospectos de medicamentos, con dosis, indicaciones, precauciones...? 

El impacto social de los alimentos funcionales es innegable. Se asumen como beneficiosos los antioxidantes, el omega 3, los probióticos, etcétera, aunque muchos no sepan lo que son ni cómo actúan. Hoy es difícil introducir nuevos alimentos atendiendo sólo a los valores clásicos de seguridad, comodidad, apariencia y palatabilidad. El valor añadido es la salud, aunque sin perder lo de ayer. Se busca algo particularmente saludable..., pero debe demostrarse. Es decir, hay que estudiar la eficacia y las relaciones dosis/ efecto. Las diversas estrategias para tener alimentos funcionales abren también puertas a la investigación y la transferencia. 

El reglamento europeo 1924/ 2006 ha cubierto un vacío respecto a qué y cómo se pueden hacer declaraciones sobre propiedades de los alimentos. Uno de sus puntos fuertes es que exige una evaluación científica para autorizarlas. Su objetivo es claro: proteger a los consumidores frente a afirmaciones sin fundamento y considerar los intereses de la industria en innovación y desarrollo, garantizando una competencia leal y evitando que concurran en el mercado declaraciones científicamente validadas y otras falsas o imprecisas. 

En definitiva, hoy queremos alimentos en cantidad suficiente, a buen precio, sanos, nutritivos, con buen color, sabor y aroma, cómodos, poco afectados por tratamientos industriales y que aporten algún beneficio para la salud. En este último punto, los alimentos funcionales pueden ayudar, pero es importante que sus efectos estén avalados por estudios científicos y que el balance riesgo/ beneficio se haga caso a caso, valorando su necesidad y eficacia frente a los posibles riesgos. 

En todo este contexto, la ciencia, la tecnología y la investigación tienen mucho que aportar.


line

Dietetica y nutrición

Desayunar cereales previene el sobrepeso

20/03/2011

 

parasaber.com

 

En una revisión bibliográfica realizada por investigadores independientes y publicada en la prestigiosa revista Nutrition Bulletin, se avala científicamente que las personas que toman regularmente cereales en el desayuno tienen un menor índice de masa corporal (IMC), son menos propensas a tener sobrepeso, previenen la ganancia de peso con la edad y tienden a tener un estilo de vida más sano, comparadas con las personas que no desayunan o toman otros tipos de desayuno con embutidos o con huevos. Estos resultados tienen gran importancia e implicación desde el punto de vista clínico y de la salud pública dada la alta prevalencia de los problemas de sobrepeso.

Hasta ahora no se había revisado la información científica específica sobre el tipo de desayuno. Los resultados de este estudio revelan que las personas que desayunan diariamente cereales tienen un IMC un punto más bajo. Esto significa que pesan entre 2 y 3 kilos menos que aquellas que no desayunan o realizan otro tipo de desayuno, después de eliminar el posible efecto de otros factores como edad, género, etnia, tabaco, ingesta de energía, alcohol, actividad física, control de peso y status económico. En otro de los estudios se demostró que las personas que desayunaban cereales diariamente tenían menor probabilidad (entre un 12% y 20%) de tener sobrepeso y de ganar más de 10 kilos durante los 8-13 años que duró el estudio.

Estos datos demuestran científicamente que el desayuno con ingesta de cereales se puede considerar un factor de protección de sobrepeso y obesidad. Además parece que los consumidores de cereales son personas que realizan más deporte y consumen menos alcohol.

 


line

Cuidado de la piel

Algunas personas están genéticamente programadas para envejecer más rápidamente

15/03/2011

 

 

ABC salud

 

03-III-2010. La longitud de los telómeros se considera por ello un marcador del envejecimiento biológico

Científicos de la Universidad de Leicester y el 'King's College' de Londres en Reino Unido han identificado por primera vez variantes definitivas asociadas con el envejecimiento biológico en los humanos. Los investigadores, que publican su trabajo en la edición digital de la revista 'Nature Genetics', analizaron más de 500.000 variantes genéticas en todo el genoma humano para identificar las variantes que están localizadas cerca de un gen llamado TERC, según informa la agencia de noticias Europa Press.

Los autores explican que existen dos formas de envejecimiento, el cronológico que se refiere a la edad que se tiene y el biológico, en el que las células de algunos individuos son más viejas o jóvenes de lo que sugiere su edad.

Según Nilesh Samani, de la Universidad de Leicester y codirector del estudio, "existe evidencia acumulada de que el riesgo de enfermedades asociadas a la edad incluye la enfermedad cardiaca y otros tipos de cánceres más relacionados con la edad biológica que con la cronológica".

Estudio de telómeros

Los investigadores estudiaron estructuras llamadas telómeros que son partes de los cromosomas. Los individuos nacen con telómeros de cierta longitud y en muchas células los telómeros se acortan a medida que las células se dividen y envejecen. La longitud de los telómeros se considera por ello un marcador del envejecimiento biológico.

"En este estudio lo que descubrimos es que estos individuos que portan una variante genética particular tenían telómeros más cortos, por lo que parecían biológicamente más mayores. Dada la asociación de los telómeros más cortos con las enfermedades asociadas a la edad, los descubrimientos plantean la cuestión de si los individuos que portan la variante se encuentran bajo un mayor riesgo de desarrollar tales enfermedades", adelanta Samani.

"Lo que nuestro estudio sugiere es que algunas personas están genéticamente programadas para envejecer a una tasa más rápida. El efecto era bastante considerable en aquellos con la variante, equivalente a entre 3 y 4 años de 'envejecimiento biológico' medido por la pérdida de longitud de los telómeros", afirma Spector.

Asimismo, según esta investigación, las personas susceptibles genéticamente podrían envejecer incluso más deprisa cuando expusieran a ambientes 'malos' a los telómeros como el tabaquismo, la obesidad o la carencia de ejercicio, y terminar varios años biológicamente más mayores o sucumbir a más enfermedades asociadas a la edad.

 


line

Cuidado de la piel

Vuelta a los factores clásicos de riesgo cardiovascular

13/03/2011

 

El mundo

 

 

 

 

¿Cómo predecir su riesgo cardiovascular? En los últimos años se ha incidido mucho en que el cuerpo de manzana, o lo que es lo mismo, cuando la grasa se acumula en la zona del abdomen, las probabilidades de sufrir un evento de este tipo aumentaba, en comparación con otras localizaciones. Ahora, 200 investigadores aseguran que no es tan importante la distribución de la grasa corporal como los factores de toda la vida: el nivel de lípidos, glucosa y la tensión arterial.

Así lo ponen de manifiesto en un trabajo publicado esta semana en la revista 'The Lancet' y realizado con unos de 220.000 adultos en 17 países. Por primera vez, un grupo de expertos, liderado por la Universidad de Cambridge (Reino Unido), ha estudiado por separado y de forma conjunta los métodos más extendidos últimamente para medir el grado de obesidad, como el índice de masa corporal, el diámetro abdominal y el de cadera. Pero los datos que ofrecen estos índices, según versa el artículo, "no son mejores para pronosticar el riesgo de enfermedad cardiovascular que los valores clásicos: la presión arterial, la historia de diabetes y el colesterol [también incluidos en el trabajo]". Es decir, se podría obviar la medición de la cintura, ya que ofrece poca información.

De alguna manera, esta investigación desmonta la teoría de los últimos tiempos. "Se le estaba dando mucha importancia a la obesidad central (cuerpo de manzana) para comprobar la predisposición a los eventos coronarios y cabe señalar que el 20% de las personas obesas son metabólicamente sanas, por lo que no tienen un riesgo mayor", afirma José Manuel Fernández-Real, jefe de sección de diabetes del Hospital de Gerona.

Es decir, un obeso con niveles normales de glucosa por debajo de 100, lípidos y una adecuada tensión arterial no tiene por qué tener más probabilidades de sufrir infarto.

Como explica otro especialista, Juan Carlos Ruiz de Adana, cirujano de la Unidad de Obesidad Mórbida del Hospital Universitario de Getafe (Madrid), "la obesidad no es un factor de riesgo directo de infartos sino intermedio, cuando altera otros factores que sí son directos, precisamente los lípidos, la glucosa y la tensión arterial. Estos son los que realmente van a predecir el riesgo de achaques coronarios".

Esto no significa que la obesidad no sea importante para la salud. "En la mayoría de los casos, cuando se corrige, el riesgo cardiovascular disminuye. Es un factor determinante y modificable", señalan los responsables de la investigación. Pero no directo.

Dados los resultados, los responsables de este trabajo destacan el valor de las consultas de medicina general para medir los niveles de presión sanguínea y de colesterol en sangre. Los descubrimientos deberían también ayudar a guiar las prácticas médicas en todo el mundo, ya que las directrices nacionales e internacionales han proporcionado diferentes recomendaciones sobre el valor de las medidas clínicas de la obesidad para predecir el riesgo de enfermedad cardiovascular en la prevención primaria.

"Es la primera vez que un estudio compara distintas medidas de predicción de enfermedad coronaria, de forma individual y combinadas", recalca Rachel Huxley, del departamento de epidemiología de la universidad de Minnesota (Minneapolis, EEUU), en un editorial que acompaña al artículo. Los trabajos que, hasta el momento, han hecho hincapié en el papel de la obesidad central carecían de datos metabólicos (lípidos o glucosa), por lo que sus conclusiones estaban limitadas.

 


line

Salud y medicamentos

El cigarrillo electrónico no es un probado tratamiento para dejar de fumar

10/03/2011

Alemania y Suiza prohíben su venta


14 de febrero de 2011

El cigarrillo electrónico no se puede vender en Australia, ni en Canadá ni en Alemania o Suiza. La FDA (Federal Drug Administration) americana, en algunos análisis de cigarrillos electrónicos encontró carcinógenos como nitrosaminas y di-etileno-glicol, anabasina y beta nico-tyrina. La OMS (Organización Mundial de la Salud) no permite la publicidad de los cigarrillos electrónicos como tratamiento anti tabáquico. Estos datos se publicaron en la editorial de la revista Prevención del Tabaquismo de SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica) en el número del mes de diciembre. Prevención del Tabaquismo es la única revista en español dedicada monográficamente al tratamiento y la prevención del tabaquismo.

A la vista de estos datos, el Dr. Carlos Jiménez Ruiz, coordinador del área de tabaquismo de SEPAR y firmante de esta editorial, explica que "hoy, los especialistas en tabaquismo no podemos recomendar el cigarrillo electrónico como forma de tratamiento para el tabaquismo y creemos que su utilización no está exenta de riesgos para la salud porque no se ha demostrado todavía su inocuidad". Los expertos creen necesaria la realización de ensayos clínicos aleatorizados doble ciego y controlados con placebo para determinar la eficacia de este producto como tratamiento del tabaquismo.

"Si bien es cierto que existen tratamientos eficaces para dejar de fumar, también es cierto que muchos ex fumadores sufren recaídas", comenta el Dr. Jiménez Ruiz, "por lo que sí hay una necesidad de desarrollar nuevas estrategias para ayudar a los fumadores a dejar de serlo". El tabaquismo es hoy la primera causa de muerte evitable en el mundo.

Otras dudas respecto al cigarrillo electrónico se centran en su contenido. La FDA encontró que algunos de los cartuchos que se vendían como libres de nicotina contenían y emitían nicotina en diferentes concentraciones. Tampoco existe ningún estudio que analice como se produce el depósito de nicotina en el alveolo mediante la utilización del cigarrillo electrónico. Por otro lado, algunos expertos han mostrado su preocupación porque el uso del cigarrillo electrónico perpetuase el ritual mano-boca lo que dificultaría más el abandono definitivo del consumo del tabaco.

Según los resultados de los análisis realizados hasta ahora y la falta de conocimientos respecto a los cigarrillos electrónicos, la editorial de Prevención del Tabaquismo insiste en que "todavía no existen razones suficientes para concluir que la utilización de este tipo de dispositivos es segura para la salud de los usuarios". La recomendación de los expertos es someter al cigarrillo electrónico a un análisis científico riguroso para determinar su eficacia y seguridad.

 

Fuente: SEPAR

 


line

Salud y medicamentos

Impacto de la migraña en términos de discapacidad y pérdida de días de trabajo

09/03/2011

Un estudio recientemente publicado en Revista de Neurología confirma el impacto de la migraña en pacientes que acuden por primera vez a consultas de neurología en términos de discapacidad y de pérdida de días de trabajo en personas laboralmente activas. También apoya la asociación de la migraña con factores de personalidad y estilos de afrontamiento.

A través del NEO-FFI (Neuroticism-Extroversion-Openness-Five Factor Inventory), con el que se valora el grado de neuroticismo, extraversión, apertura, amabilidad y responsabilidad, se estudiaron los rasgos de personalidad de los pacientes. La población estudiada presentaba una mayor inestabilidad emocional y una menor sociabilidad y capacidad de ser asertiva, activa y habladora; menor amplitud de intereses, grado de sensibilidad estética, curiosidad intelectual o independencia de juicio; menor disposición para simpatizar y ayudar a los demás y menor grado de autocontrol. 

El grado de discapacidad observado por el HIT-6 (Headache Impact Test) mostró que 3/4 partes de los pacientes presentaban un grado de discapacidad grave. Además, utilizando LWDE (lost workday equivalents), se observó que los pacientes que se encontraban laboralmente activos en el momento del estudio habían perdido una media de 6,8 días equivalentes a días de trabajo perdidos en los últimos tres meses.

[Rev Neurol 2011]
Mateos V, García-Moncó JC, Gómez-Beldarrain M, Armengol-Bertolín S y Larios C


line

Dietetica y nutrición

La dieta mediterránea frena el aumento de peso que habitualmente se produce con la edad

06/03/2011

El estudio conjunto entre las Universidades de Navarra y Harvard puede suponer una herramienta eficaz para frenar el avance "preocupante" de la obesidad


Pamplona. (EFE).- Un estudio conjunto entre las Universidades de Navarra y Harvard ha demostrado que seguir
un patrón de dieta mediterránea frena el aumento de peso que habitualmente se produce con la edad.

El trabajo, dirigido por Juan José Beunza, se basa en el seguimiento de 10.376 voluntarios graduados de la Universidad de Navarra, entre quienes se ha comparado durante seis años el cambio de peso en los que seguían fielmente el modelo tradicional de dieta mediterránea y en quienes no lo hacían.

Según ha informado el centro en una nota, el estudio revela que los varones con dieta mediterránea aumentaban menos su peso -128 gramos por año de media- que quienes no llevaban una dieta mediterránea, que engordaban más del doble, 287 gramos por año.

El efecto fue menos marcado en mujeres, según el estudio, ya que en ellas los datos apuntaban a un incremento de 242 gramos por año si seguían una dieta mediterránea frente a 300 gramos por año si no lo hacían.

Asimismo, fue muy relevante la disminución en el aumento de peso de aquellas personas que ya tendían a engordar, de forma que los participantes que habían subido más de 3 kilos durante los cinco años anteriores al inicio del estudio engordaron 48 gramos por año con una dieta mediterránea y 261 gramos si optaron por otro tipo de alimentación, tanto mujeres como hombres.

En este sentido, Beunza advierte que a pesar de que las cifras parezcan pequeñas, si se proyectan "a largo plazo, por ejemplo a 20 años, suponen diferencias importantes desde el punto de vista clínico en el control del peso corporal".

Respecto a la idea de que resulta normal aumentar de peso con la edad, el autor principal confirma que se trata de una falsa creencia, pues "la realidad es que el patrón de dieta mediterráneo hace más lenta la subida de peso que se sufre habitualmente con la edad, pero esta subida de peso no debe considerarse normal".

Además, este análisis, que se ha publicado en la revista de Nutrición "American Journal of Clinical Nutrition", puede suponer una herramienta eficaz para frenar el avance "preocupante" de la obesidad, que ya tiene una altísima prevalencia en los países desarrollados.

 


line

Salud y medicamentos

Los españoles cada vez menos mediterraneos

05/03/2011

 

Los españoles, cada vez menos mediterráneos

El Mundo salud 3 de marzo 2011


El aceite de oliva y las verduras, ingredientes de esta dieta. | A. Becerril

Los españoles han dado la espalda a la dieta mediterránea, según se desprende de la primera Encuesta Nacional de Ingesta Dietética 2011 en España, que aporta numerosos datos preocupantes, como que el 46% no realice ninguna actividad deportiva.

Tres mil españoles de edades comprendidas entre los 18 y los 64 años han participado en esta encuesta realizada por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, cuyo presidente, Roberto Sabrido, ha dado a conocer este jueves.

Según sus datos, el sobrepeso y la obesidad que afectan al 56% de los adultos y al 27% de los niños y adolescentes, no son consecuencia de que en este país se coma demasiado, sino de que se come de forma desequilibrada -consumiendo en exceso carnes rojas, refrescos y bollería- y se abusa del sedentarismo.

Tal y como ha expuesto Sabrido, la ingesta energética media diaria de un español es de 2.482 kilocalorías, una cantidad "no excesiva", según Sabrido, ya que el nivel recomendado está entre las 2.550 y las 2.6000 calorías, en función de la actividad física que se realice.

Según la encuesta, sólo el 43% de los españoles consume hortalizas diariamente, y además no se alcanza la cantidad mínima recomendada de tres piezas de fruta al día.

Además, y es otro dato preocupante para la Agencia, se consumen mas proteínas y grasas de las recomendadas y menos hidratos de carbono de los debidos.

Entre el 28 y el 30% de la población consume bollería a diario -incluidos churros y galletas-, a pesar de que se recomienda comerlos sólo una vez a la semana.

El estudio también pone de manifiesto que casi el 30% de los españoles mayores de edad comen fuera de casa a diario.

En el listado de ingesta de alimentos diarios figuran en el cuarto y quinto puesto las bebidas alcohólicas y las refrescantes por detrás de leche, frutas y vegetales, lo que para la agencia supone otro dato que debe preocupar.

 


Calendario aula educativa
Facebook